26
Abr
12

LA LECCIÓN QUE MESSI Y CR7 PUEDEN DAR A PEÑA NIETO

Es una frase trilladísima en el futbol cada que un equipo aparentemente superior -por plantilla y nómina – enfrenta a un rival débil, siempre que entrevistan a un jugador o entrenador de estas escuadras, invariablemente responden que no se van a confiar, que hay que tener respeto al rival, que no hay que perder la concentración los 90 minutos (aunque luego llega el tiempo añadido y cae el gol con el que pierden), en fin una falsa modestia que trata de ocultar un exceso de confianza ante una eventual y poco probable derrota.

A mediados de semana se jugaron la semifinales de la Champions (torneo de Europa donde juegan los mejores equipos de ese continente) se enfrentaron el que para muchos es el mejor equipo del mundo, el Barcelona donde milita Lionel Messi, también para muchos el mejor jugador del orbe, contra el Chelsea, club Inglés de prosapia que tiene de dueño a Roman Abrahamovich,( un ruso amigo de Putin que a billetazos ha colocado a este equipo entre los mejores del continente y del mundo), que en el papel era inferior al Barcelona.

Un equipo que no estaba teniendo una gran temporada como medida emergente substituyó a Villas Boa, pupilo de Mourinho que nunca se llevó bien con el equipo, fue substituido por Roberto Di Matteo, un exmundialista italiano, sin gran trayectoria, pero que ha levantado al equipo en la Premier League.

En el juego de ida en el Stamford Bridge de Londres, Chelsea sorprendió al derrotar al Barza, Di Matteo como buen italiano, apuesta por el catenaccio, (es decir todos defienden y en contragolpe intentan atacar), y si con gol de Drogba sacaron el 1 a 0, todos pensamos que fue -como se dice coloquialmente – fue churro ya que los blaugranas dominaron y todo era cuestión de tiempo para que en la vuelta se impusieran.

Y así empezó a ocurrir, no obstante dos fallas de Messi frente al arco, Barcelona terminaba el primer tiempo con una ventaja de 2 a 0, todos imaginábamos que el Chelsea (quien había sufrido la expulsión de John Terry ) solamente saldría al segundo tiempo a morir con dignidad, sin embargo un pase largo de Lampard al brasileño Ramírez -que sorprendió a la defensa del aparentemente mejor equipo del mundo-, definido con maestría bombeando el balón a Valdés, y colocaba al Chelsea a pesar de la adversidad  con un pie en la final -porque el gol de visitante cuenta doble- .

Empezando el segundo tiempo (y he aquí la reflexión que da título a este artículo) el árbitro marcó un penalti a favor del Barza, con un hombre de más y con Lionel Messi enfrente del balón era poco más que improbable que fallara, sin embargo el mejor jugador del mundo falló, le pegó muy abajo al balón y la pelota se estrelló en el poste, dejando escapar la oportunidad de ponerse en ventaja, después de aguantar todo el segundo tiempo en un contragolpe el equipo inglés liquidó el partido.

Muchos dicen que fue mejor el Barcelona, pero lo único que importa es que el Chelsea si va a la final, y en mucho porque el mejor jugador del mundo no pudo con la presión y falló un penalti, lo cual no le quita el titulo ni lo hace el peor, pero él y su equipo PERDIERON, con todo a su favor, y en mucho por menospreciar al rival.

Lo mismo ocurrió en la otra semifinal entre el Real Madrid y el Bayern Munich, con un escenario similar con ventaja para los teutones, estos demostraron que un equipo puede más que muchas individualidades, después del empate en tiempo regular se fueron a la definición por penaltis y pasó lo mismo que en lo del Barcelona, el que para muchos es el segundo mejor jugador del mundo Cristiano Ronaldo (CR7) que de 24 cobros de penas máxima solo había fallado uno.

Ronaldo había anotado los dos goles (uno de penalti) en el tiempo regular, que pusieron al Madrid en la lucha, sin embargo en la tanda falló frente al portero enemigo, por la misma razón que Messi, POR SOBERBIO.

¿Y por qué la lección para Peña Nieto?

Según el diccionario la Soberbia  se define “como la sobrevaloración del Yo respecto de otros para superar de otros para superar, alcanzar o superponerse a un obstáculo, situación o bien en alcanzar una elevada desvalorización del contexto”.

Hoy la mayoría de las encuestas colocan a Peña Nieto como el puntero con aproximadamente 20 puntos de ventaja sobre sus rivales, si bien es cierto que su línea de flotación no disminuye, lo que tampoco es mentira es que los priistas se sienten tan seguros que menosprecian a sus rivales.

Es innegable que Josefina – quien ha cometido error tras error- y AMLO (que tampoco canta mal las rancheras en esto de la soberbia) no se han acercado peligrosamente, pero lo cierto es que a dos meses de que sea la elección, Peña y su equipo de campaña ha mordido el anzuelo de sus rivales y empieza a mostrar signos de debilidad.

El PAN ha insistido en resaltar la fase de incumplido de EPN, lo que trata es de disminuir lo que más pregona el ex Gobernador del Estado de México, que es su capacidad de cumplir compromisos, al grado tal que subió al PRI a la mesa de la verdad sobre un puente en Huixquilucan, en el que se puede decir hubo empate técnico porque cada quien defendió su punto de vista sin mover las preferencias.

Pero mientras esto ocurría el inefable Peje se empezó a colar,  algunas encuestas lo colocan en segundo lugar y ha incrementado su presencia en medios, en estos días está por denunciar el rebase de topes de campaña de Peña Nieto, ya que asegura suma más de 9,000 anuncios espectaculares en su campaña, así como uso de aviones privados. Seguramente esto no procederá, pero la capacidad de respuesta ante estas acusaciones por parte del equipo de Peña, parece aplicar el viejo y conocido refrán del que calla otorga.

Peña se negó a ir a un debate radiofónico, ante tal negativa Josefina no fue, pero López Obrador si sitió, tal vez sin decir nada novedoso, pero en una encuesta realizada después de su presencia en esa estación, un periódico de circulación nacional  publicó una encuesta que coloca a AMLO a sólo 14 Puntos de Peña Nieto.

Si el candidato sigue delegando todo, si el que debate y defiende las ideas es Luis Videgaray, si creen que los demás candidatos no pueden mejorar (remember Felipe Calderón), si con la sola presencia en espectaculares y anuncios creen que les dará el triunfo, están equivocados, no basta con ser el mejor, hay que demostrarlo, la pelota no siempre entra cuando la patean los mejores. Si no ahí están Messi y CR7 para  demostrarlo.

¡SEAN FELICES!


0 Responses to “LA LECCIÓN QUE MESSI Y CR7 PUEDEN DAR A PEÑA NIETO”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: